miércoles, 30 de enero de 2013

Las siete puertas de la muralla de Santiago de Compostela


¿Sabías que el casco histórico de Santiago de Compostela estuvo rodeado durante años por una gran muralla de casi dos kilómetros? ¿Y que posiblemente en tu día a día atravieses alguna de las puertas de la muralla que en la Edad Media fueron estratégicas?.  Poco se sabe de cómo era la construcción original de la muralla, aunque el Códice Calixtino sí hacía referencia a las siete puertas principales, que servían de comunicación entre la ciudad y el espacio rural. Se trataba de Porta Faxeira, Porta da Mámoa, Porta do Camiño, Porta da Pena, Porta de San Francisco, Mazarelos y Porta da Trinidade.
Haciendo un poco de historia, sí se sabe que la muralla medieval de Compostela fue levantada por orden del Obispo Cresconio, entre los años 1037-1068. A día de hoy, de la muralla se conservan, además de su trazado, así como muchas evidencias como el espacio de las antiguas puertas, tramos de la ruta interior, toponimia, estructuras como la Fonte de Santo Antonio…Ahora, recopilando datos del ‘Estudio e restauración da muralla da cidade’, de la Oficina de Rehabilitación Histórica, te facilitamos algunos datos útiles y te animamos a que recorras cada una de las puertas, conociendo parte de su historia.

Porta do Camiño.  También llamada Porta Francígena o de San Pedro. En ella desembocaba el Camino de Castilla y de Francia y era la entrada de peregrinos del Camino Francés. Era la puerta principal. Por aquí entraban reyes y príncipes y en ella se celebraba una parte de la ceremonia de toma de posesión de cada nuevo arzobispo.

Porta Faxeira. Situada entre la Alameda y la Rúa do Franco, por ella entraban peregrinos del Camino Portugués junto con el pescado y las mercancías de los puertos de Noia, Pontevedra y Fisterra. Era uno de los principales accesos, junto con Porta do Camiño. Muestra de ello es que fue la única que tenía un arco con las armas reales de la ciudad.
Arco de Mazarelos. Es la única puerta que se ha conservado. Aquí desembocaban los caminos que garantizaban el abastecimiento de vino a la ciudad de las comarcas del Ulla y Ribeiro, así como los cereales de Castilla. La plaza de Mazarelos era un importante espacio comercial donde se vendían estos productos y verduras.

Porta da Mámoa. Muy próxima a la Plaza de Galicia, se sitúa junto a la mítica cafetería Derbi . Al igual que Porta Faxeira, soportaba un notable tráfico de mercancías y peregrinos procedentes de los caminos del sur. El topónimo mámoa posiblemente derive de la existencia de un enterramiento megalítico en esta zona.
Porta da Pena. Esta puerta daba acceso a los peregrinos de Inglaterra y Flandes. La muralla se conservó hasta la invasión francesa en el siglo XIX, cuando se cree que, por el crecimiento de la ciudad, fue destruida. Aún así, algunos nombres de las puertas han permanecido hasta nuestros días, como es el caso de Porta da Pena.
Porta da Trinidade. También llamada del Puerta del Santo Peregrino,estaría situada donde termina la calle Carretas. Desde ella se salía al Camino de Fisterra y a la principal zona que abastecía de productos hortofrutícolas a toda nuestra ciudad. Muestra de ello es el nombre de la calle Huertas, que atraviesa la zona.

Porta de San Francisco. Ésta es una de las siete puertas de la muralla medieval que están menos documentadas y de la que se tienen menos datos. Estaría situada en la zona próxima a la Facultad de Medicina, frente a la Iglesia de San Francisco, que da acceso a la plaza del Obradoiro.

(vía: disfrutasantiago.com)

No hay comentarios:

Publicar un comentario